jueves, 8 de diciembre de 2011

Permiso

Grima del tiempo, falsa condena,
manos atadas, gatos negros, paraguas abiertos
en días de sol y buena, muy buena
suerte, que no se explica, sólo se siente,
ser frágil o ser fuerte, vivir ciego
o con los ojos abiertos, abrir el grifo,
cerrarlo, gastar fortuna que no se tiene,
correr desnudo al infierno, huir,
quedarse, amar, vengarse,
callar, abrirse y volver a callar,
vecinos que no quieren entender,
extraños que se cuelan
por la boca y el hambre,
para ser invencibles, potencias corrientes,
vulgares, eternas, sonrisas agrietadas,
por el tiempo, camino sin fondo,
fondo risueño pero clavos por el suelo
y descalzo irlos pisando, los veo y me los quedo
dentro, esperar volverte de hierro,
ser máquina, figura, paisaje o siervo
del infierno pero corazón humano
desfigurado y aún en un incendio,
incendio secreto, patetismo público
y levantarse con los brazos abiertos
y los párpados rasgados, los dientes
afilados y los puños apretados,
fregar los suelos y enseñar la cabeza
por encima del cuello, fantasma,
de órganos en hielo y circulación descontrolada,
no hay recompensa, sólo vida,
ser el más débil y el más fuerte,
ser la puta más resistente, la que grita
de placer cuando más dolor siente,
ser la niña más tonta, el viejo
que se preocupa por todo, y ser siempre el colgado
agujereado y punzante, dulce y esquivo,
mandón y permisivo, glotón y esquelético,
casto y guarro, formal y malhablado,
mentiroso y honesto, sagazmente borracho,
que sujeta cien párpados y alguno más
con los ojos cerrados, y pide paz
cuando más guerra quiere y se conforma
con lo que tiene y busca lo que más teme,
y salva una vida, la entrega cada día,
mientras potencias traidoras revientan,
y se deja estar a la altura
mientras muere.